2015 ~ Invierno ~ -1°

Italia ya no es el mismo que conocíamos. Se siente en el agua, en el aire...en la tierra, la destrucción arrasó con todo lo que pudo encontrar a su paso, los demonios dieron guerra a los cielos y muchos cayeron. Tres bandos: los que se encuentran de lado de Dios padre y sus ángeles, los que siguen los caprichos de Lucifer desde la ciudad central Roma y ahora también, un grupo de Neutrales que prefieren no ser partícipes del desastre. Hambre, falta de agua y de pureza en el aire. Es de valientes quienes se atreven a luchar por una historia...y marcar huella en este lugar.

Solo cabe decir...buena suerte.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 47 el Dom Abr 10, 2016 12:52 am.
Últimos temas
» Legado de Sangre (Afiliacion)
Lun Jul 20, 2015 4:38 pm por Afiliación

» toy viva shiiiiiiiiii!
Mar Ago 20, 2013 12:36 pm por Mikael K. Zedek

» Reapertura Sweet Inmortal {Afiliación Élite}
Miér Mayo 01, 2013 4:58 pm por Invitado

» Fairy tales Return (elite)
Sáb Abr 27, 2013 8:15 am por Invitado

» Boston University[+18] FORO NUEVO, se necesitan cannos- NORMAL
Dom Abr 21, 2013 3:36 pm por Invitado

» Psiquiátrico Fallen Angel [Afiliación Élite]
Sáb Abr 20, 2013 5:48 pm por Invitado

» Boston University[+18] FORO NUEVO, se necesitan cannos- ELITE
Sáb Abr 20, 2013 2:24 am por Invitado

» ¿Roleas? Temas abiertos
Miér Abr 17, 2013 3:41 pm por Yolo Breslin

» Twilight Generation (NORMAL)
Dom Abr 07, 2013 2:54 pm por Invitado

» Demented Place [Élite]
Vie Abr 05, 2013 1:16 pm por Invitado

» Hit the lights ▬ Famosos{Afiliación Normal}
Mar Abr 02, 2013 10:17 pm por Invitado

HERMANOS


ELITE
Fruit of the poisonous treePhotobucketPhotobucketinferio rpgAge of Dragons Live Your Dream Dirty PassionPhotobucketThe Hole BelovedHogwartsImage and video hosting by TinyPicLoving Pets!The Hunger Games RPGThe Hunger Games RolThewalkingdeadrol Never After 4040tales.pngPhotobucketImage and video hosting by TinyPic Magic Is Back RPGEL SECRETO DE LA ROSAthe game is onPhotobucketPhotobucket Gossip Girl RPG Mementothe game is onLes MiserablesThe Adhlan ChroniclesTeatro de los vampirosImage and video hosting by TinyPicFateful

Naciste con luz, aunque te ocultes en la oscuridad [Privado]

Ir abajo

Naciste con luz, aunque te ocultes en la oscuridad [Privado]

Mensaje por Rachel Z. Müller el Miér Ene 30, 2013 8:54 pm


Porque detrás de la oscuridad debe de quedar un poco de luz.


El ambiente era oscuro, como si un aura terriblemente negra nos rodeara, y él ya no era el que solía conocer. Su apariencia era tan aterradora, pero aún así encontraba belleza en Miguel. Una parte de mí le temía y quería salir corriendo, pero yo no acostumbrara huir, no había nacido para rendirme."Ni los buenos son tan buenos, ni los malos... tan malos." Su susurró llegó hasta a mí antes de que se abalanzara directo para acabar conmigo.

Me desperté entre jadeos, recomponiéndome en la cama. Mis manos se posaban sobre mi pecho, como si quisieran evitar que mi corazón saliera disparado. Llevé la diestra hasta mi frente, la cual se encontraba bañada de sudor. -Fue una pesadilla, Rachel, fue una pesadilla.-Me repetía una y otra vez, mientras me balanceaba levemente, intentando tranquilizarme. Quería convencerme de ello, y llegó un punto en el que la convicción fue tan fuerte que logré creerlo. Cuando mi respiración volvió a ser normal, me abracé de mis piernas y entonces flashbacks de la noche anterior llegaron a mí como estampidas. Aquellos ojos negros, esos rasgos tan marcados, esa maldad y frialdad. El daño que le había causado a ese ser. Todo, todo era verdad. Los rumores, las habladurías. Los comentarios de que el Arcángel Miguel se había convertido en un caído a servicio de Lucifer. Todo era verdad y lo había confirmado con mis propios ojos.

Una terrible decepción me invadió, y entonces lloré. El llanto acumulado por meses había salido en esa mañana. Escondí mi rostro entre mis piernas, las cuales aún mantenía abrazadas y lloré como una niña pequeña, los sollozos que salían de mi boca eran audibles, como si dentro de mí algo estuviese muriendo poco a poco. ¿Qué rayos haría ahora? ¿Podía ser capaz yo de seguir adelante si después de todo quien menos pensé que se rendiría lo había hecho? Todo era demasiado para mí, ya no tenía al lado a nadie para apoyarme. Sentía que me habían arrebatado todo, hasta la última esperanza que me mantenía en pie. Cada una de mis emociones se vació en ese llanto, era como si me estuviese drenando de ello. No sé por cuánto tiempo estuve ahí, sentaba sobre la cama de mi habitación y con las luces apagadas llorando, pero se sintió tan bien llorar.

Llegó un punto en el que ya no pude más y alcé mi cabeza, encontrándome con una rosa blanca ensangrentada sobre la mesilla de noche. Fue el tiro de gracia a la poca fe que aún quedaba en mí. Había sido verdad, no sólo un sueño. Sino mera realidad. Una de mis manos se estiró para tomarla, pero no lo hice. Mis dedos quedaron a milímetros de ella, pero no podía. No quería saber más de nada, no quería saber más de él. Miles de preguntas inundaron mi mente otra vez, deseaba callarlas, pero eran más fuertes que yo. "¿Cómo es que había llegado a casa? ¿Por qué estaba en mi habitación? ¿Por qué no acabó con mi vida?" -No te ilusiones Rachel, probablemente está esperando matarte de un modo más doloroso o enlistarte en las filas de su amo.-Me dije tajante, quitando el restante de lágrimas de mi rostro. No volvía a esperar por un milagro y sin duda, ya no esperaría más por él como lo había estado haciendo por dos años.

Solía ser de las personas que sufrían lo necesario y lloraban lo que tenían que llorar para después seguir adelante. Me levanté de la cama y preparé mis cosas para darme un baño. Durante la rutina diaria intenté no caer en pensamientos dañinos, no quería darle más vueltas a las cosas. Tenía una misión para el día. Solía encargarme de varias cosas en Milano, donde residían la mayoría de las brujas, y de quienes me habían dicho la existencia de un demonio capital la Ira, el cual se había dedicado a causar destrozos. Me coloqué unos jeans rasgados y una cómoda blusa negra, la cual se ceñía a mi cuerpo, acompañado de unas botas de igual color.

Salía de mi casa, mientras pensaba en los pasos que habíamos trazado con anterioridad las brujas y yo. Tomé la decisión de encargarme yo sola de él. No sabía cómo terminaría todo, pero me sentía capaz de hacerlo, no pretendía poner en mayor peligro a nadie más. Lograba sentir una energía poderosa y maléfica muy cerca, pero por más que intentaba no llegaba a ubicarla. Seguí caminando hasta encontrarme en el Duomo Di Milano, todo me resultaba tan confuso y abrí los ojos de par en par. Ahí estaba de nuevo. "Miguel", esa silueta la podía reconocer hasta después de muerta, era él. Y... ¿el demonio? Quise caminar y acabar con todo de una vez, pero mantuve mi cabeza fría y me quedé lo suficientemente cerca como para ver, pero no ser vista. Un muro nos separaba, se encontraba desquebrajado, con pequeñas rupturas, las cuales me otorgaban la posibilidad de ver a través de ellas. ¿Qué estarían haciendo? Aunque eran un pregunta muy estúpida. Tal vez estaban poniéndose de acuerdo para algo, o simplemente Miguel le daba órdenes para que realizara algún acto cruel. Me dediqué a observar, quizá después podría realizar mi jugada.

Invierno
Con Miguel K. Zedek
Milano
diseñado por shiki @ sourcecode
avatar
Rachel Z. Müller
Luminanti
Luminanti

Mensajes : 749
Points : 828
Reputación : 36
Fecha de inscripción : 09/09/2011
Edad : 23
Localización : Somewhere over the rainbow...

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Naciste con luz, aunque te ocultes en la oscuridad [Privado]

Mensaje por Mikael K. Zedek el Miér Ene 30, 2013 9:23 pm



Milano ∞ Rachel Z. Muller ∞ Invierno



Si algo sabía con total certeza y seguridad era que no iba a poder perdonarme aquello que le había hecho a Rachel. Pero para mi era más fácil alejarla, era más fácil tener la conciencia tranquila sabiendo que ella estaba más a salvo odiándome que conociendo mi verdadero secreto. Era todo un riesgo vital que alguien más supiera que yo no estaba verdaderamente de parte de Luzbel. Lilith ya sospechaba de mi y seguramente no dudaría en acercarse a los seres con los que yo tengo más afinidad para torturarlos y conseguir sacar aquello que la demonio desea escuchar, hasta la muerte si es necesario. No era seguro, no pensaba poner en peligro la vida de Rachel ni mucho menos arriesgarme a que fuese ella uno de los objetos de tortura de Lilith, sabía que moriría, porque sabía realmente que Rachel jamás me traicionaría.

Hoy comenzaba mi batalla personal. Me encontraba en Milano, y tenía bien localizado a Brasthorn, el demonio de la Ira, uno de los siete pecados capitales. Milán también se encontraba en ruinas, estaba prácticamente destrozada y las personas vivían en pequeñas chabolas en unas condiciones insalubres y lamentablemente mal acondicionadas. Me dolía profundamente la situación de todos aquellos inocentes y en mi se despertaba una ira hacia todos aquellos que provocaban la infelicidad en los seres humanos. Me aseguré que la zona estaba desierta, pero los demonios de los siete pecados capitales siempre lucían en su forma original aterrorizando a todos los seres inferiores, incluso causándoles las más dolorosas de las muertes. Aparecí frente a la criatura entre humo negro y esta se sorprendió. Yo lucía en mi forma humana por tanto él no me reconocía, podía percibir que era un ángel caído pero no hasta que punto. -Tuu fuera caído insignificante, esta zona yo la comando- Bramó el demonio casi escupiendo fuego por la boca. -Ahora no- Dije con decisión y en cuestión de segundos adopté mi forma original desplegando mis enormes alas negras frente al demonio que en esos momentos parecía sentirse pequeño. -Miguel el caído... Tú no deberías estar aqui, tú deberías estar en Roma junto al amo y señor de las tinieblas... ¿Quien como Lucifer?- Dijo muy seguro de si mismo mientras respetaba la distancia vital entre él y yo. -Tú crees? - Dije con mi voz tosca. -Claro que lo creo, Dios es cobarde, un ser repugnante, acabaremos con él antes de que se quiera dar cuenta, con él y con todas sus deformes e imperfectas creaciones! la era demoníaca ha llegado! Abrázala!- No lo soporté, mi cara en ese momento se transformó en pura ira, alcé mi diestra al cielo, en ese mismo instante un enorme halo de luz dorada se abrió atravesando las oscuras nubes que reinaban, haciendo que estas desaparecieran y el cielo azul fuese visible durante unos segundos. Segundos en los que el señor todopoderoso dedicó unas palabras al ser que tenía frente a mis ojos: "He aquí que envío un ángel delante de tí, mi nombre entá en él, escucha su voz, no te reveles, si lo haces serás mi enemigo". En ese mismo instante en la mano derecha que tenía alzada apareció la espada sagrada que tantos eones me había pertenecido. Me sentí lleno, sentí como la oscuridad se evaporaba de mi interior, incluso mis alas se tornaron blancas y la imagen de arcángel volvió a mi. -¡Quien como Dios!- Pronuncié en alto y atravesé al demonio con la espada, partíendolo en dos, haciendolo arder en un fuego blanco que lo evaporó en cuestión de segundos. No dejó rastros, ni ruido, la luz dorada desapareció y el cielo volvió a su oscuro nublado, al igual que yo retomé mi imagen de caído.

Sentí alivio, este era el primer paso, de ahora en adelante debía medir cada movimiento, saber y tener a certeza de que nadie veía lo que hacía, que ni siquiera Lilith o Lucifer notasen la ausencia de los demonios más importantes, los que pensaba eliminar uno por uno hasta debilitar aquel ejercito.

Creado por Euphoria
avatar
Mikael K. Zedek
Tenebris
Tenebris

Mensajes : 71
Points : 142
Reputación : 31
Fecha de inscripción : 15/11/2011
Localización : Donde quieras encontrarme

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Naciste con luz, aunque te ocultes en la oscuridad [Privado]

Mensaje por Rachel Z. Müller el Miér Ene 30, 2013 10:28 pm


Porque detrás de la oscuridad debe de quedar un poco de luz.


Parecía que el destino se empeñaba en ponerlo en mi camino, quizá la misma vida deseaba que me diera cuenta que no había nada por hacer, que Miguel jamás regresaría y en su lugar siempre estaría ese ser sin corazón. Me costaba demasiado mantener la vista en el lugar donde estaban los dos. Por un lado el demonio era terriblemente horroroso, era la representación de maldad en persona. Siempre me encontraba con seres desagradables, pero no lograba acostumbrarme a ellos. Me obligué a no apartar la vista para no perderme ningún detalle. Agudicé mi oído para escuchar cada parte de la conversación, pero nada tenía sentido para mí. Más que amigos o compañeros del lado oscuro, parecía que discutían o estaban en desacuerdo. Negué repetidas veces, mientras mi ceño se fruncía como señal de confusión. "La era demoníaca ha llegado" instantáneamente rodé los ojos, dejando escapar un bufido. "Claro, sobretodo. Veremos si dejo que eso ocurra.", me dije a mí misma. No permitiría que se siguiera haciendo más daño a nadie.

Di un paso al frente, para dejar atrás el muro. Sabía que era ir directo al matadero, pero me resultaba repugnante seguir ahí sin hacer nada. No sé en qué momento todo cambió ante mis ojos. Miguel alzó la diestra al cielo, el cual se esclareció por cuestión de segundos, una voz imponente y fuerte parecía resonar en la nada. Aquella voz me transmitía una paz infinita. No podía ser cierto. ¿Dios? Tenían que estarme jugando una mala pasada. "He aquí que envío un ángel delante de ti, mi nombre está en él, escucha su voz, no te reveles, si lo haces serás mi enemigo." Lo que ocurrió a continuación me dejó con la boca abierta. Una espada cayó sobre la mano del caído, y unas alas blancas hermosas y puras sustituyeron a las anteriores. Escuché las palabras que salieron de sus labios con tanto ímpetu. "¡Quién como Dios!". Era Miguel, el Arcángel Miguel. Mi Miguel. Una enorme sonrisa se apoderó de mí como si no me cupiera en el rostro. El demonio se evaporó en fuego frente a mis ojos. No podía creer lo que había presenciado. Todo resultaba tan extraño, tan bizarro y tan opuesto. Recién por la mañana lo estaba detestando y no quería saber más de él y en ese instante, sólo quería correr, abrazarle y volver a sentirlo contra mí.

Su apariencia retornó a ser oscuro en el momento que La Ira desapareció. -Piensa Rachel, todo con cabeza fría. No te lances a creer si no sabes nada.-"Anteriormente había despojado de sus alas a un pobre ángel. ¿Pero lo había matado? No. Bien, vamos bien cariño. Ahora, te dijo que te mataría si seguías insistiendo y hasta le quemaste un poco la piel con tu magia ¿Y te mató? No, apareciste en tu habitación sana y salva. Mató a un demonio frente a tus ojos y escuchaste la voz del mismísimo Dios y también lo viste retornar a su figura de Arcángel. No dudes más y ve por él." Toda una conversación pasaba por mi mente antes de atreverme a dar un paso. Pero al final tomando una bocanada de aire dejé mi escondite y caminé con paso lento hasta Miguel.

-Miguel...-Susurré un tanto insegura. Mis dedos jugueteaban con nerviosismo, pero quería saber qué ocurría, quería confirmarlo. -Fue mentira ¿verdad?-Sonreí sin poder evitarlo y me paré a milímetros de él, mirando directo a sus ojos. -Por favor, dime la verdad. Y no me mientas. He visto todo. La luz, tu espada, tus alas, escuché... La Voz. Y lo mataste.-Esperaba con ansias que me dijera algo, que me hablara. Sólo quería saber.

Invierno
Con Miguel K. Zedek
Milano
diseñado por shiki @ sourcecode
avatar
Rachel Z. Müller
Luminanti
Luminanti

Mensajes : 749
Points : 828
Reputación : 36
Fecha de inscripción : 09/09/2011
Edad : 23
Localización : Somewhere over the rainbow...

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Naciste con luz, aunque te ocultes en la oscuridad [Privado]

Mensaje por Mikael K. Zedek el Miér Ene 30, 2013 10:43 pm



Milano ∞ Rachel Z. Muller ∞ Invierno



Me quedé durante varios minutos parado en aquel sitio. Sentí como la presencia de Brastorh había desaparecido por completo. Debía seguir así, debía seguir tanteando el terreno y poco a poco sembrando el camino hacia la salvación, solo así podríamos conseguir aquello que verdaderamente ansiábamos, la libertad, la paz, la tranquilidad que reina cuando sabes que no hay oscuridad que pueda hacer sombra.

Entonces fue cuando algo inesperado se plantó ante mi. La sentí, sentí su presencia observándome, sentí como el miedo del día anterior se disipaba, como su odio iba consumiéndose hasta quedar en nada. Era Rachel, y rezaba para que no hubiera presenciado absolutamente nada de lo que allí había ocurrido. Se acercó, se acercó hasta quedar a escasos centímetros de mi y mientras me miraba a los ojos me confesaba haberlo escuchado todo. Fue entonces cuando el mundo se me derrumbó encima. Rachel ahora estaba dentro de mi mentira, de mi engaño, lo había visto, oido y sentido con tanta certeza que no iba a poder dar otra versión de los hechos.

-Olvida lo que has visto, por favor- Dije casi en tono de súplica mientras sentía la necesidad de acariciarle el rostro. Me dolía como la había tratado la noche anterior, me dolía como si yo mismo me clavase mil cuchillos en el corazón. -Perdóname- Susurré y con la zurda deslicé la llema de mis dedos por su mejilla sonrosada. -Fue mentira. No sabía como hacer para que te alejaras, como hacer que me odiases para darme por perdido, porque entiéndeme bien, no quiero que estés cerca de mi en esto, no puedes.- Tuve que ser sincero, no podía mentirle despues de aquello que había visto, pero prefería dejar las cosas como estaban. No podía ni debía revelarle más información acerca de mis intenciones. -Mantén cerca a los buenos amigos, pero todavía más a los enemigos Rachel. Esta es mi batalla.- Confesé y mi nariz rozó con lentitud la suya mientras nuestras respiraciones se mezclaban en perfecta armonía.

Creado por Euphoria
avatar
Mikael K. Zedek
Tenebris
Tenebris

Mensajes : 71
Points : 142
Reputación : 31
Fecha de inscripción : 15/11/2011
Localización : Donde quieras encontrarme

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Naciste con luz, aunque te ocultes en la oscuridad [Privado]

Mensaje por Rachel Z. Müller el Miér Ene 30, 2013 11:21 pm


Porque detrás de la oscuridad debe de quedar un poco de luz.



Sentía como el alma me volvía al cuerpo, como mi corazón retomaba la marcha y volvía a latir única y exclusivamente por el hombre que tenía parado frente a mí. Cuánto lo amaba, cuánto sentía por él y esa parte de mí seguí intacta, más allá de todo el daño y de todo y todos. Más allá de nosotros mismos yo lo seguía sintiendo como al inicio. Mis manos hormigueaban por tocarle, por volver a sentirlo debajo de mis dedos. Todavía no me sentía tan segura como para hacer cualquier movimiento, no porque temiera que me hiciera daño. Porque ahí a su lado era el lugar más seguro que yo pudiese encontrar. Mi miedo iba más allá, mi miedo era que él no sintiera las mismas ganas que yo de estar con él.

Negué ante su petición, su voz me sabía a cielo, porque le notaba sincero, ya no estaba esa tosquedad al hablarme como el día anterior. Una mueca cruzó por mi rostro sólo por un par de segundos para después desaparecer, mis manos aún dolían por acariciar su cara. Cuando me pidió perdón y acarició mi mejilla, al instante cerré los ojos, refugiándome su mano. La mía se alzó para colocarse sobre la suya, y con lentitud mis ojos volvieron a abrirse, para encontrarme con los suyos. -No hay nada qué perdonar, Miguel. Yo sabía que tú no podías... Aunque créeme que las ganas de golpearte ahora son un tanto grandes.-Bromeé un poco, era algo inherente a mí hacer comentarios tontos en los momentos menos apropiados y él lo sabía. Volví a negar y le sonreí con dulzura, para brindarle comprensión. -¿Odiarte? Jamás podría hacer eso, jamás podría odiar a la persona que más amo.-Era sincera, yo no podrá odiarle, nunca. -No es sólo tuya, es nuestra. No pienso dejarte, no quiero hacerlo.-El roce de su nariz contra la mía me movió el corazón, el cual se encontraba igual que yo, feliz. -Quiero que me digas qué ocurre, qué tienes planeado. Todo, quiero saber todo. -Ambos brazos rodearon su cuello, quería con tantas ganas hacerme una sola con él. Pegué mi frente a la suya y devolví el roce a su nariz. -Te he extrañado tanto. Cómo no tienes una idea-Susurré cerca de sus labios, los cuales estaban a milímetros.

Invierno
Con Miguel K. Zedek
Milano
diseñado por shiki @ sourcecode
avatar
Rachel Z. Müller
Luminanti
Luminanti

Mensajes : 749
Points : 828
Reputación : 36
Fecha de inscripción : 09/09/2011
Edad : 23
Localización : Somewhere over the rainbow...

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Naciste con luz, aunque te ocultes en la oscuridad [Privado]

Mensaje por Mikael K. Zedek el Jue Ene 31, 2013 7:48 pm



Milano ∞ Rachel Z. Muller ∞ Invierno



¿Cómo podía ser que con tan solo un roce de su piel me sintiese completamente vivo? La sensación que te transporta al mejor de los paraísos al sentir que me ama, que sigue creyendo en mi a pesar de todo. Porque por personas como Rachel yo sigo siendo quien soy, porque a pesar de la maldad que puedo llegar a causar, los humanos que tienen fe todavía confían en mi, creen que dentro de todo lo oscuro sigue habiendo luz, sigue habiendo un rayo de esperanza, aquel que yo jamás podría destruir.

-Cuando no me quedan fuerzas, cuando no me queda nada por lo que luchar, cuando el frío invierno me acorrala por las noches, cuando la oscuridad a veces es mas fuerte que yo, cuando siento que ya no tiene sentido nada... Pienso en ti, y al pensar en ti me doy cuenta que merece la pena seguir, eres mi ángel Rachel, no se porqué naciste bruja, no lo se, pero Dios estaría encantado de hacerte un hueco entre sus filas- Susurré despacio y con una sonrisa completamente sincera en mi rostro al mismo tiempo que mis manos la rodeaban por la cintura acercándola completamente a mi. -Tú eres mi todo- Rocé sus labios sin todavía besarlos, aunque de no hacerlo hasta me dolía. -Voy a matar a Lucifer. Y que tú sepas esto te pone en evidente peligro de muerte Rachel, si algo te pasara, jamás me lo perdonaría- Ese era el motivo por el que no podía permitir que Rachel supiera, pero ¿Cómo negar aquello que ha visto con sus propios ojos? -Podría hacerte olvidar lo que has visto y así no correrías peligro, pero el inmiscuirme en tu mente es una grave falta de respeto.- Aunque no sería la primera vez que hacía olvidar a alguien sus pensamientos solo por evitarle dolor. -Confía en mi, mantente alejada, no puedes estar cerca de mi, es arriesgado...- Conforme decía esto mil puñaladas se me clavaban en el corazón. Alejarla era en estos momentos lo que más me dolía, lo que menos podía soportar. Necesitaba sentirla, que fuera mía como nunca antes. -¿Quieres ir a otro sitio?- Pregunté penetrándola con la mirada.



Creado por Euphoria
avatar
Mikael K. Zedek
Tenebris
Tenebris

Mensajes : 71
Points : 142
Reputación : 31
Fecha de inscripción : 15/11/2011
Localización : Donde quieras encontrarme

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Naciste con luz, aunque te ocultes en la oscuridad [Privado]

Mensaje por Rachel Z. Müller el Jue Ene 31, 2013 9:58 pm


Porque detrás de la oscuridad debe de quedar un poco de luz.


No sabía cómo había llegado a ese grado, a amar como si mi vida dependiera de ello. Como si todo mi entorno girara sólo alrededor de una persona, de un sólo ser. Y lo tenía frente a mí, lo sentía de nuevo tan mío como había esperado por tanto tiempo volver a sentirlo. En ese momento cualquier rumor, cualquier mentira, cualquier comentario se venían al piso, porque frente a mis ojos no había ser más puro que Miguel.

Cada palabra que salía de sus labios era como una gota para mi sediento corazón, que había estado pidiendo beber de él por dos años. Cerré mis ojos simplemente escuchando su voz, guardando cada palabra en mi memoria. Y no podía evitar sonreír, porque él se había sentido de igual modo por mí, me había pensado como yo a él y me había extrañado tanto como yo lo había hecho. -Dios hace bien sus elecciones. Por eso es que tú eres un Arcángel y yo sólo una bruja. Quizá si las cosas hubieran sido diferentes yo no estaría aquí, amándote como lo hago. Por eso soy feliz con que todo haya sido así, como lo es ahora.-Me abracé más a él, aprovechando que sus manos me rodeaban para acercar nuestros cuerpos. -Oh, Miguel.-Inevitablemente una lágrima rodó por mi mejilla, me sentía tan feliz, sentía que todo había valido la pena. -Tú eres mi vida entera. -Susurré con sentimiento, el cual se vio aumentado ante el roce de sus labios. Moría por volver a besarlo y era casi un dolor físico no estarlo haciendo en ese momento.

Los planes de matar a Lucifer me aterraban, no quería que le pasara nada malo, pero si algo sabía era que Miguel no cedería ante mí dejando la batalla. Era decidido y luchaba por el bien más allá de todo. No dije palabra alguna, y de cierto modo me sentía tranquila porque estaba compartiendo algo conmigo y no borraría lo sucedido. De algo estaba segura era que jamás le traicionaría, así se me fuese la vida en ello. -Entiendo todo lo que me has dicho, absolutamente todo. Pero ahora, en este preciso instante no me pidas que no esté cerca de ti. Regálame el hoy-Le pedí mirándole a los ojos, los cuales suplicaban por otro instante en sus brazos. Sin resistirlo por más tiempo besé sus labios, lo besé con una devoción que jamás había experimentado, como si en ese beso estuvieran todas las respuestas a preguntas no dichas. -Quiero ir a donde sea contigo.-Murmuré contra sus labios, los cuales me negaba a dejar y correspondiendo la mirada de igual modo, la cual sabía guardaba mucho más tras esas palabras.

Invierno
Con Miguel K. Zedek
Milano
diseñado por shiki @ sourcecode
avatar
Rachel Z. Müller
Luminanti
Luminanti

Mensajes : 749
Points : 828
Reputación : 36
Fecha de inscripción : 09/09/2011
Edad : 23
Localización : Somewhere over the rainbow...

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Naciste con luz, aunque te ocultes en la oscuridad [Privado]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.